Suscribir a RSS

¿Cómo influye tu alimentación en el planeta?

¿Cómo influye tu alimentación en el planeta?
Imprimir

¿Y cuánta agua derrochamos sin darnos cuenta?

Yo nunca me lo había planteado de verdad hasta hace pocos años, a pesar de que siempre había llevado mi pegatina de “ecologista” muy orgulloso en mi mochila.

Qué ingenuo.

Hace ya muchos años que la ONU nos advirtió de que si queremos tener un planeta habitable dentro de unos pocos lustros, debemos optar por una alimentación sin productos animales. El mayor organismo del mundo respecto a la agricultura, la FAO, brazo derecho de la ONU, fue quién realmente sacó a la luz unos escalofriantes datos sobre todo lo que contaminan tierra, mar y aire la fabricación de productos animales, aunque tenga escritas las siglas puramente comerciales “eco”, “bio”, “orgánico”, “campero”, “de granja” o “en libertad”.

De hecho, quién diga que respeta el medio ambiente pero aún sigue consumiendo productos animales, realmente no es consciente de lo incoherente que está siendo al actuar justo al revés de lo que está diciendo. Es como decir que te preocupa la violencia contra las personas de la tercera edad, mientras estás dando bofetadas a una anciana que te encuentras por el camino.

A mi me preocupa el medio ambiente, que es mi casa, nuestra casa, y el hogar de todos los animales, incluidos el humano. Aunque no lo hagamos por nosotros ni por nosotras, tenemos la responsabilidad de hacerlo por las generaciones venideras. ¿Qué les diremos a nuestros hijos o nietas, cuando nos pregunten: “Lo viste venir, y ahora casi no queda agua potable, casi no quedan lugares sin contaminar, y qué hiciste para evitarlo?” No podremos contestarles que no lo sabíamos.

La elaboración de productos animales y derivados es responsable del 51% de la emisión de gases de efecto invernadero. Si juntamos todos los coches, motos, aviones, barcos, trenes y demás medios de transporte a nivel mundial, sumarían un 13% de los gases de efecto invernadero.

La preciada agua, pues sin ella no habría vida en la tierra, cada vez es más difícil encontrarla potable, pero aún así el 56% del agua consumida en EEUU se la lleva la ganadería, y tan solo un 5% es lo que se consume en las casas.

Para quienes tienen una “ducha express” para ahorrar agua, les interesa saber que para fabricar una hamburguesa se ha usado la misma cantidad de agua que dos meses de duchas. Además, debemos saber que los animales que hoy en día hemos forzado a nacer beben 9 veces más agua que todos los humanos y comen 6 veces más cereales que nosotros.

La llamada “huella hídrica” es mucho mayor en los productos animales que en los vegetales. Se necesitan, aproximadamente, 700 litros de agua para producir un kilo de manzanas, frente a los 15.500 litros para obtener un kilo de ternera.

El 91% de la destrucción del Amazonas es debido a la cria de animales para consumo humano. Además, el 45% de la parte terrestre de la Tierra se usa para todo lo relacionado con la ganadería y demás productos animales. De hecho, la ganadería y la agricultura animal, en general, es la principal responsable de la extinción de especies, zonas muertas en los océanos, contaminación del agua y destrucción del habitat natural. Como se suele decir: “Contamina más un omnívoro en bicicleta, que un vegetariano que va en un todoterreno” o su versión hídrica en la frase “Derrocha más agua un omnívoro que no se ducha, que un vegetariano que deja todo el año el grifo abierto al máximo”.

No quiero terminar sin hablar de lo que considero el mejor documental, con mayor rigurosidad y seriedad sobre la contaminación producida por el ser humano, que salió a la luz en junio de 2014. Se llama “Cowspiracy”. En su web tienen un apartado donde resumen todos los datos que aparecen en el documental, citando obviamente sus fuentes y estudios, ya sean de grandes organizaciones, universidades o instituciones prestigiosas.

Y como resultado ante los cambios de hábitos alimenticios, también estaremos incluso más sanos al dejar de lado los productos animales y derivados, lo veo día a día en mi consulta. Pero entiendo que aún hay muchas dudas, y por eso he recopilado 51 estudios de instituciones reconocidas, universidades, hospitales y asociaciones de nutricionistas, entre otros organismos gubernamentales que nos hablan sobre el tema de si es sano o no llevar una alimentación a base de vegetables o vegana.

Así que tanto si te preocupa el medio ambiente, como si quieres estar más sano o más sana, o lo que no quieres es hacer sufrir ni esclavizar a los animales para darte un fugaz capricho, el camino hacia un mundo mejor comienza en casa por una deliciosa y colorida alimentación 100% vegetal.

Recuerda, nuestras armas de destrucción masiva son el cuchillo
y el tenedor, haz un buen uso de ellos.

Colaboración: Víctor Suárez, Nutricionista Titulado y Atleta de Carreras Extremas de Obstáculos.
Autor del libro: Guía definitiva para criar peques sanos, felices y veganos

  Categories:
Bienvenida Morales
Bienvenida Morales

Periodista y Directora de Amar Bio

Ver más artículos
Escribir comentario

0 Comments

No hay comentarios!

Empieza a comentar.

Escribir comentario

Tus datos están seguros Su dirección de correo electrónico no será publicada. Y no serán compartidos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.